Arriba

Wall Street y los Bolcheviques (Spanish Edition) [Antony Cyril Sutton] (Tapa Blanda)

Modelo 9781911417804
Fabricante o sello Joffe Books
Peso 0.46 Kg.
Precio:   $2,379.00 $2,219.00
Si usted ordena este producto ahora y si nosotros podemos confirmar la orden hoy mismo, entre el 19-12-2018 y el 30-12-2018 el producto estara en nuestro deposito en Argentina.
Descripción
- Autor:
- Idioma: Español
- Formato: Papel -Tapa Blanda
- Editorial: Omnia Veritas Ltd
- ISBN-13: 9781911417804
- Páginas: 362
- Dimensiones: 21.59cm. x 14.00cm. x 1.90cm.
- Peso: 0.46 kg.

- Descripción:
Como puede apreciarse, el panorama general es realmente complicado. Pero, en esto Anthony Sutton tiene una gran virtud: se atiene a la documentacion concreta, verificable y confirmada, de la epoca. La obra esta literalmente sembrada de citas textuales de documentos obtenidos de los archivos del Departamento de Estado de los EE.UU., del Senado y del Congreso norteamericano, de la Inteligencia britanica y de otras fuentes similarmente solidas. No es, por cierto, una obra especulativa y practicamente cada afirmacion esta respaldada por lo que Sutton mismo denomina "hard facts", "hechos duros", o pruebas concretas.En primer lugar, hay que tener presente que en politica nunca todo esta documentado. En parte porque, como cualquier politico sabe, existen cosas que sencillamente no se pueden (o no se deben) documentar. Nadie en su sano juicio firma un recibo por un soborno; rara vez se pone por escrito una orden para ejecutar una salvajada; a veces las ordenes puestas por escrito no parecen tan tremendas y las convierten en salvajadas quienes las ejecutan; las conspiraciones (que las hay, sin que eso necesariamente signifique caer en "teorias conspirativas" genericas) por regla general, o bien no se documentan, o bien hasta se documentan mal a proposito; hay insinuaciones, sugerencias, indicaciones, guiños entre complices, que estan mas alla de cualquier documento y despues de mas de medio siglo se vuelven indemostrables si uno se empecina en atenerse exclusivamente a esos "hard facts".Ademas – y con esto no pretendo hacerle creer a nadie que he descubierto una novedad – los politicos mienten. No es en absoluto raro hallar que aquello que escribieron o dijeron se encuentra en las antipodas de lo que, al final, terminaron haciendo. Y muchas veces, aun cuando no mienta descaradamente, el politico se ve obligado por las circunstancias e incluso por sus propios enemigos a actuar en contra de sus mas intimas y firmes convicciones. Y, para colmo, las convicciones tampoco son algo forzosamente invariable a lo largo de la vida de una persona.
    Compartir en Facebook Comparta en Twitter Compartir vía E-Mail Share on Google Buzz Compartir en Digg